REMEDIOS CASEROS PARA ALIVIAR EL DOLOR DE MUELAS

El dolor de muelas puede acabar con la paciencia de cualquiera y hacernos contar los minutos que nos quedan para que llegue el momento de la  cita con el dentista. Pero mientras llega ese ansiado momento hay trucos caseros, naturales y sencillos para sobrellevar el dolor durante unas horas. Obviamente no solucionan el problema, esa es misión del especialista, pero ayudan a disminuir el dolor hasta que llegue el esperado momento de su intervención.

1. Perejil

En la cocina tienes varios de los remedios caseros para aliviar esa sensación. Así, coge un manojo de perejil y empieza a masticarlo. Puede que no te resulte un sabor muy agradable, pero gracias a los compuestos del perejil, ese dolor hará que se reduzca ya que incide en el caso de que una bacteria esté causando esa molestia en la boca.

2. Hielo

También de la cocina puedes coger varios cubitos de hielo y aplicártelos, envueltos en una servilleta o gasa, sobre la mandíbula para bajar la inflamación y aliviar la zona. Nada de ponerte un hielo directamente sobre el diente dolorido.

3. Clavo o aceite de clavo

Otro de los remedios tiene que ver con el clavo. Por si no lo sabías, esta especia tiene unas importantes propiedades anestésicas, antisépticas y antibacterianas por lo que se recomienda o bien usar aceite de clavo o, en su defecto, un clavo de olor que meteremos en la boca.

4. Propóleo

Si acudimos a una farmacia o herbolario podemos encontrar otros remedios caseros para mejorar ese dolor tan insistente en el interior de la boca. Así, gracias al propóleo, humedecido en un algodón, podemos ayudar a reducir la sensibilidad que en esos momentos sienten dientes y encías.

5. Agua oxigenada

Por su parte, si impregnamos ese algodón con unas gotas de agua oxigenada y lo aplicamos sobre la muela que nos duele, sentiremos al poco rato un pequeño alivio.

6. Sal y agua tibia

Los enjuagues bucales con sal y agua tibia varias veces al día también alivian el dolor. No hay que tragarla, sólo enjuagarse y desechar la mezcla.

7. Sprays anestésicos

Existen antisépticos y sprays anestésicos que calman las molestias temporalmente, aunque ni curan ni pueden usarse muchos días. Simplemente son remedios puntuales hasta que llega la valoración médica.

8. Antiinflamatorios

Si el dolor es muy intenso, puedes tomar un analgésicos tipo paracetamol, y/o antiinflamatorios como el Ibuprofeno o el diclofenaco. Eso sí, hazlo siempre y cuando no haya contraindicación y consulta con el farmacéutico.

9. Hilo dental

Limpiar posibles restos de comida en la muela afectada con hilo dental disminuye la presión y eso también puede aliviar un poco.

10. Frío

Igualmente, aplicar frío en la zona de la cara afectada actúa como anestésico local, pero nunca directamente.

 

error: Content is protected !!