Los callos son puntos de piel que se endurecen pueden ser causados en el caso de los pies por usar zapatos incómodos

Además de poco estéticos y molestos, pueden ser dolorosos, en especial si se forman en la planta del pie o debajo del dedo “gordito”. No son peligrosos para la salud y si no son tratados pueden causar heridas que se infectan.

La buena noticia es que hay remedios caseros y naturales para eliminarlos con eficiencia sin tener que gastar en productos caros.

Entre los remedios caseros para los callos está uno con vinagre y cebolla. Ambos además tienen propiedades que suavizarán tu piel y eliminarán bacterias.

Recuerda usarlo regularmente para mejores resultados.

Necesitarás: 

  • 1/2 cebolla
  • 3/4 de taza de vinagre blanco
  • Algodón
  • Plástico para envolver

Preparación: 
1. PELA y lava la cebolla.
2. CORTA en rebanadas y remoja en vinagre blanco.
3. DEJA reposar de cuatro a ocho horas.

Aplicación:
1. REMOJA el algodón en la mezcla de vinagre con cebolla y frota la zona endurecida antes de ir a dormir.
2. UNA vez que la piel esté mojada y se haya suavizado deja el algodón mojado en contacto con el callo y envuelve la zona con plástico.
3. DEJA la mezcla y el plástico toda la noche; puedes ponerte un calcetín para evitar que el algodón se mueva o se caiga.
4. ENJUAGA y frota la zona con una piedra pomez.
5. REPITE por 7 días o hasta que el callo desaparezca completamente.

 

error: Content is protected !!