El ajo es uno de los alimentos más utilizados dentro de la medicina tradicional

Beneficios del ajo

Ayuda a combatir el resfriado común

Algunos estudios sugieren que el ajo puede tener un efecto estimulante sobre el sistema inmune y que su consumo puede contribuir a la prevención del resfriado común y la gripe. También parece reducir la duración media de los síntomas relacionados con esta condiciones. (1) (2)

Tiene efectos cardioprotectores

El ajo también ha demostrado tener un impacto positivo en la reducción de la presión arterial en personas con presión arterial alta, además de disminuir el colesterol total y el colesterol LDL (conocido comúnmente como colesterol malo) (3) (4) (5) (6) (7). Tanto la hipertensión como el colesterol elevado son considerados factores de riesgo cardiovascular.

Reduce el oxidación celular

Por su alto contenido de antioxidantes, el ajo es un alimento que ayuda a combatir los radicales libres relacionados con la oxidación celular y el envejecimiento. Por este mismo motivo se le ha asociado con un menor riesgo de demencia como la enfermedad de Alzheimer (8) (9) (10).

Apoya la desintoxicación del cuerpo

El ajo es considerado comúnmente como un alimento desintoxicante gracias a su aporte de azufre, un mineral que apoya en la producción de glutatión. Este último es el principal antioxidante de nuestro cuerpo, por lo que contribuye a proteger a las células del daño oxidativo y favorece la desintoxicación.

Ideas para su consumo

El ajo es un alimento muy versátil y con un sabor muy intenso, por lo que puede ser un excelente aliado en tu cocina. Aquí hay algunas ideas para aumentar su consumo:

  • Agrega ajo en el proceso de cocción del arroz. Puedes sofreírlo un poco y después agregar el arroz y el agua.
  • Incluye el ajo en tus guisos básicos: cebolla, tomate, pimentón y ajo. ¡Una combinación deliciosa!
  • Prepara esta mezcla: ajo triturado, albahaca, tomates frescos y aceite de oliva. Ahora pon esta mezcla sobre unas tostadas, ¡Para chuparse los dedos!
  • También puedes agregar ajo a tus jugos verdes, pero empieza con cantidades muy pequeñas mientras te acostumbras al sabor.
  • Usa el ajo para marinar tus carnes.
  • Agrega el ajo en la cocción de tus sopas o cremas de verduras.

El potente sabor del ajo puede ayudarte a reducir la cantidad de sal que agregas a tus preparaciones.

error: Content is protected !!