COMO LOGRAR EL BLANCO PERFECTO EN TUS DIENTES CON INGREDIENTE CASERO

Así que basta de gastar mas dinero en tipos de pastas que venden en el mercado, que ademas de ser muy costosos, y pueden causarte daños secundarios en tus encías por sus fuertes ingrediente.

Ingredientes necesarios:

Aceite de coco extra virgen (dos cucharadas).

Bicarbonato de sodio (tres cucharadas).

Modo de Preparación y uso:

  • Derrite el aceite de coco extra virgen.

Agrégale el bicarbonato de sodio y mézclalo con un tenedor hasta que consigas una mezcla parecida a la de una pasta dental.

Esta pasta dental la puedes utilizar de la misma manera como usas tu pasta dental habitual, siempre y cuando mantengas una buena higiene bucal, lo recomendado es cepillarse los dientes después de las comidas, ten en cuenta que el aceite de coco se solidifica a una temperatura entre 24 y 26° por lo que te recomendamos no botar los restos de esta pasta casera por las tuberías de tu baño sino en la basura, esto para evitar que se obstruyan tus cañerías.

Para combatir el mal aliento, puedes utilizar esta pasta dental casera, haciendo uso de un cepillo de lengua y cepillándola muy bien, el poder que posee esta pasta, acabara con todas las bacterias que causan el mal aliento, dejando un aliento fresco y ligero, con un agradable aroma a coco.

Pasos para blanquear los dientes con limón

  1. Limón y agua: con este enjuague bucal casero de limón que vamos a recomendarte podrás conseguir muy buenos resultados.Hierve un poco de agua con el jugo de un limón en un cazo. Retira del fuego a los 5 minutos y espera a que se enfríe. Cuando se haya enfriado, cepilla tus dientes como haces habitualmente y utiliza la mezcla del agua con limón para enjuagarte la boca.
  2. Piel de limón: también puedes frotar la dentadura con la parte interna de la piel del limón. Esta opción es válida tanto hacer después del enjuague como en su lugar.
  3. Limón y bicarbonato: otro buen truco para blanquear los dientes con limón es mezclar una cucharada de bicarbonato con el jugo de medio limón. Con esa pasta te cepillas los dientes durante dos minutos, y después enjuaga la boca con abundante agua tibia para eliminar cualquier resto. Haz esto únicamente dos veces por semana.
  4. Limón y sal: si tus dientes tienen manchas o están muy amarillos, este remedio es perfecto. Mezcla una cucharadita de sal con una cucharada de jugo de limón, que esté recién exprimido. Cepíllate los dientes con esa pasta, suavemente y durante 30 segundos, no te pases de ese tiempo. No repitas el tratamiento antes de 20 días ya que realizado con frecuencia puede dañar el esmalte.
error: Content is protected !!