El Ajo: Un Potente Estimulador Del Sistema Inmunitario

El ajo tiene un sabor y olor particular que lo ha convertido en un condimento ideal para muchas comidas, lo que hace que su consumo se haya propagado mucho más por todo el planeta.

En la medicina natural, el ajo tiene un papel muy importante. Sus propiedades lo hacen en un excelente coadyuvante para tratar problemas cardiovasculares y, además, ayuda a potenciar el sistema inmunitario.

El Ajo: Un Potente Estimulador Del Sistema Inmunitario

Los componentes del ajo hacen que este sea un excelente antibiótico, antiviral y un ideal estimulante del sistema inmunitario.

Incluso, en diferentes dimensiones y aplicaciones, puede ser tan efectivo como la penicilina y la tetraciclina.

Asimismo, ayuda en la prevención de enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Entre los beneficios que encontramos en el ajo están:

1. Baja los niveles de grasa: Consumir ajo mejora la salud cardiovascular pues disminuye las grasas como los triglicéridos y el ácido úrico gracias a la nicotidamina.

También previene la formación de coágulos y el desarrollo de bacterias causantes de la meningitis, el tifus, la neumonía o la difteria.

Además, contiene trisulfuro de dialilo, que es un compuesto que protege al corazón mientras se hace una cirugía cardíaca. También se recomienda consumirlo después de un ataque al corazón para cooperar en su recuperación.

2. Prevención de partos prematuros: Para evitar los partos prematuros se recomienda comer frutos secos y verduras con allium. Este es uno de los compuestos que contiene el ajo, por eso resulta un buen aliado para la gestación.

Desde el punto de vista inmunitario, su consumo durante el embarazo es de gran ayuda al momento de prevenir las infecciones microbianas.

3. Fortalece el sistema óseo: Este beneficio data de la Antigua Grecia cuando se les daba ajo a los atletas olímpicos con el fin de mejorar su rendimiento en los deportes.

  • El ajo es rico en calcio, por este motivo es ideal para aliviar la artrosis y la osteoporosis.
  • Además, ayuda a eliminar los residuos tóxicos de las articulaciones y contribuye a aumentar los nutrientes de los huesos.

4. Antibiótico: Sus propiedades antibióticas lo convierten en un excelente aliado para tratar la bronquitis, la hipertensión, la tuberculosis, la flatulencia, trastornos del hígado, el reumatismo, la diabetes e inclusive la fiebre.

Todas estas afecciones están relacionadas con un sistema inmunitario débil. Así que el ajo ayuda a fortalecerlo para evitar que aparezcan.

Uno de los componentes que potencian su efecto inmunitario es el sulfuro de dialilo. Además, es eficaz para combatir la bacteria Campylobacter,causante de infecciones intestinales.

Los compuestos orgánicos del azufre contenidos en este producto natural, ayudan a la destrucción de las células en glioblastomas. Esto es un tipo de tumor cerebral mortal.

Tanto el azufre como los demás componentes del ajo contribuyen al control del crecimiento de células tumorales en el cerebro. Asimismo, impiden el desarrollo celular de otros tipos de microorganismo y bacterias.

5. Reduce el daño hepático producido por el alcohol: Tomar bebidas alcohólicas durante un tiempo prolongado y en grandes cantidades puede ocasionar lesiones hepáticas, además de otros daños en el organismo.

El disulfuro de dialilo que contiene el ajo tiene efectos protectores contra el efecto de estrés oxidativo que produce el etanol. Quienes consumen alcohol pueden regular su efecto negativo con este producto natural.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!